viernes, 20 de abril de 2018

Risotto de calabaza, algas y portobello

Ingredientes:
250-300g de arroz bomba
250 g aprox de calabaza
4 champiñones portbello
1 lámina de alga nori (la del sushi)
1 cucharada de margarina
1 taza de leche vegetal (yo usé avena que esèsa y queda cremosa)
1/2 cebolla
1 diente de ajo
1 taza de vino blanco
una hebras de azafrán
sal
pimienta
aceite de oliva

Preparación:
En una olla, rehogar la cebolla y el ajo picados a fuego medio, hasta que la cebolla esté transparente,
es el momento de añadir la calabaza pelada y cortada en dados, remueve e incorpora los champiñones en láminas. Remueve de vez en cuando, una vez que la calabaza esté empezando a ablandarse, añade el arroz, mezcla y deja cocinando a fuego medio hasta que se vaya poniendo tranparente. A continuación, añade el vino y deja en el fuego removiendo hasta que se evapore. Incorpora el alga triturada o cortada muy fina, y a continuación cubre con agua caliente, justo a la altura del arroz. La clave es incorporar el agua muy poco a poco cuando se vaya absorviendo (no dejes de hacer esto cada vez que veas que va quedando seco), así como remover bastante para que el arroz suelte el almidón. Unos 15 minutos después, o cuando veas que el arroz esté casi cocinado, saca unos 5-6 trozos de calabaza, ponlos en un bol con unas 4 cucharadas de agua caliente y el azafrán, machaca hasta que quede un puré e incorpóralo a la olla. Por último, añade la leche de avena, la cucharada de mantequilla y salpimenta al gusto. Apaga el fuego y sigue removiendo hasta que el arroz cocinado y cremoso.




sábado, 27 de enero de 2018

Ensaladas y entrantes















Quinoa con manzana y frutos secos

Hoy propongo una receta genial de quinoa que viene muy bien para llevar o para dejarla preparada y
comerla en otro momento. Además ¡se prepara en 20 minutos!
Por otro lado es una comida muy sana, equilibrada y llena de proteína.

Ingredientes:
(Para 2 personas)
1 taza y media de quinoa
1 manzana
8-10 pistachos
8-10  avellanas
2 cucharadas de pipas peladas (mejor al natural)
5 tomates secos
aceite de oliva
sal
pimienta

¿Cómo prepararlo?
Primero pon un cazo con unas tres tazas de agua a hervir; mientras lava bien la quinoa en un escurridor y ponla a cocer en el cazo con agua. Remueve de vez en cuando.
Por otro lado, pica los tomates y ponlos en un vaso con unas 3 cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta. Mezcla y deja reposando.
Mientras, pela los pistachos, ponlos en un mortero junto con las avellanas y pícalas un poco o trocéalos, no hagas trozos muy pequeños, con que queden en mitades es suficiente. A continuación, pon una sarten al fuego y cuando esté caliente echa las pipas, los pistachos y avellanas, tuesta a fuego lento un par de minutos y apaga el fuego (ten mucho cuidado, se queman pronto).
Cuando la quinoa esté cocinada (en unos 15 minutos), escúrrela bien y deja que se enfríe. Aprovecha este rato para pelar y trocear la manzana en dados pequeños.
Para terminar, sólo tienes que mezclar en un bol la quinoa, la manzana los frutos secos y la mezcla de tomates con aceite, remuve bien y retifica de sal. ¡eso es todo!





domingo, 17 de diciembre de 2017

Tofu crujiente con sabor a mar

Hace un tempo vi por casualidad la receta del no pescado y me pareció muy buena idea (el no
pescado es una variante de los palitos de merluza, pero totalmente vegana) y me pareció muy buena idea. Pero acabé dándole una vuelta a la receta para hacerla un poco mas completa, y a variar el rebozado, para poder cocinarlo con mucho menos aceite. El resultado es unas varitas crujientes de tofu con semillas de chia que se prepara en un abrir y cerrar de ojos, además se puede dejar preparado en el congelador, listo para cocinar y sacarlo en cualquier momento.

Ingredientes:
(para unos 6 palitos)
1 Bloque de tofu firme (unos 250gr.)
1 cucharada sopera de semillas de chia (opcional)
2 cucharadas de harina de garbanzo
1 cucharada de harina de maíz
2-3 planchas de alga nori (las que se utilizan para el sushi)
Jugo de limón
Agua
Bicarbonato
Aceite de oliva


Preparación:
Antes de nada, pon la chia en un vaso, cubre con agua y echa unas 4 cucharadas de agua más. Deja hidratándose unos 15 min (verás cómo la chia va doblando su tamaño y adquiriendo el aspecto de una especie de caviar).
Para el rebozado:
En un bol, pon la harina de garbanzo y la de maíz, menos de media cucharada de café de bicarbonato, añade agua muy poco a poco y ve removiendo para hacer una masa consistente pero no muy espesa (tampoco muy líquida porque  no se fijará como rebozado, que es lo que buscamos). Añade un chorrito de jugo de limón y la chia hidradata, vuelve a remover y aparta.
Prepara las varitas de tofu:
Por otro lado, corta el tofu en tiras de unos dos centímetros de grosor. y el alga en rectángulos que sean más o menos igual de largos que las tiras de tofu y lo suficientemente anchos como para rodearlos por completo.
Una vez que tengas el tofu y el alga cortada, pon sobre una tabla o plato un trozo de alga, añádele unas gotas de limón por los extremos y envuelve el tofu. Repite este proceso con todas las tiras de tofu.
Paso final:
Una vez envueltas, reboza los palitos de tofu con la mezcla de harinas. En una sartén, cubr el fondo
con aceite de oliva y pon al fuego, cuando esté muy caliente, incorpora los palitos de tofu y cocina a fuego medio dándoles la vuelta por los cuatro lados más largos hasta que queden dorados y crujientes. Ponlas un rato sobre un papel absorbente para quitar el exceso de aceite y ¡listo para servir!


jueves, 12 de octubre de 2017

Rosquillas de chocolate

Para hacer estas delicias veganas solo necesitamos unos pocos ingrediente sencillos.
Ésta es la versión que se hace con sartén, pero si quieres que sena un poco más bajos en calorías, puede cambiarse la forma de cocinado y prepararlas en el horno.


INGREDIENTES:
(para unas 8-10 rosquillas)
200 gr de harina de trigo integral
Ralladura de naranja
Zumo de una naranja
50 gr de azúcar moreno
2 cucharadas de aceite de oliva
1/2 vaso de leche vegetal (yo usé de avena)
una pizca de sal
1/2 sobre de levadura
Aceite para freir (yo puse 2/3 de aceite de girasol y 1/3 de aceite de oliva)

Para la cobertura: 
60 g de chocolate 70% puro
Una pizca de esencia de vainilla
Leche de avena
Sésamo tostado

PREPARACIÓN:

 En un bol, ponemos el azúcar moreno, la ralladura de naranja, el zumo y el aceite, mezclamos y calentamos un minuto en el microondas. Removemos de nuevo y dejamos reposar hasta que se enfríe.
Después, añadimos poco a poco la harina, una pizca de sal, la levadura, mezclamos bien y vamos añadiendo la leche  y amasando poco a poco  hasta que vaya quedando una masa homogénea, no muy blanda, pero tampoco seca (si ves que queda muy blanda, ve añadiendo un poco más de harina)
Después, hacemos bolitas con la masa, y con el dedo le vamos haciendo un agujero en medio a cada bola de masa para darle forma de rosquilla. Podemos ir poniéndolas sobre un trozo de papel vegetal con un poco de harina, dejamos reposando unos minutos.
Mientras, ponemos una cazuela o sartén honda al fuego y añadimos bastante aceite de girasol  y/o oliva para freir. Cuando esté bien caliente, bajamos a fuego medio y vamos friendo poco a poco las rosquillas, es importante no hacer muchas a la vez para que no se enfríe el aceite. La idea es que queden bien tiernas por dentro, por lo que no es aconsejable que se hagan a fuego lento, ya que quedarían muy secas.
Cuando las rosquillas vayan poniéndose doradas, las vamos sacando y poniendo sobre bastante papel absorvente. Una vez que hayamos hecho todas las dejamos enfriando mientras preparamos la cobertura.

Para la cobertura:
Ponemos un cazo con un poco de agua al fuego, introducimos dentro un bol metálico o de cerámica para derretir el chocolate al baño maría, ponemos en el bol el chocolate troceado y vamos dando vueltas hasta que esté medio derretido. Apartamos del fuego, añadimos la esencia de vainilla,  dos cucharadas de leche y removemos hasta que quede completamente derretido el chocolate.

Dejamos que el chocolate se temple un poco y preparamos una bandeja grande, vamos cogiendo una  a una las rosquillas por un lado y bañándolas en chocolate por el otro. Las colocamos en la bandeja con la cara del chocolate hacia arriba, cuando estén todas, esparce por encima el sésamo tostado. Por último, las dejamos en la nevera hasta que el chocolate esté completamente frío y se endurezca.








.


lunes, 28 de agosto de 2017

Helado casero en 4 pasos

Si te encantan los helados esta idea te va a gustar, se trata de hacer helados caseros muy sencillos, buenos y sanos, la mayor complicación ser´elegir de qué sabor lo quieres.
En las imágenes se ve cómo hacer un helado base, sencillo, de fruta y endulzante, pero puedes dejar volar tu imaginación y añadir extras: un poco de cacao, coco rallado, frutos secos...















martes, 11 de julio de 2017

Tostas de crema de plátano y algarroba

Ingredientes:
1 plátano
1 cucharada de harina de algarroba
1/2 cucharada de panela o azúcar moreno
un chorrito de leche de almendras
2 cucharadas de frutos secos (yo usé sésamo, pipas de girasol, pipas de calabaza y nueces partidas)
1/2 cucharada de panela (otra)
Rebanadas de pan moreno


Preparación:
Pela y corta el plátano en rodajas y ponlas en un bol, añade la harina de algarroba, y la media cucharada de panela y tritura, ve añadiendo poco a poco la leche de almendras hasta que vaya quedando una crema espesa (puedes hacerlo chafando con un tenedor, pero si no queda muy fino, usa la batidora). Guárdalo en  frío mientras sigues con la segunda preparación.
Calienta una sartén y tuesta los frutos secos removiendo de vez en cuando, mejor con el fuego bajito para que no se quemen. Después apaga el fuego e incorpora la media cucharada de panela, remueve bien y aparta.
Por último, tuesta el pan y unta la mezcla de plátano, pon encima un buen puñado de frutos secos, y a disfrutar...






domingo, 11 de junio de 2017

Seitán, qué es y cómo prepararlo

Hoy iba a subir un post con una receta de seitán, pero últimamente bastante gente me ha preguntado
qué es el seitán, así que me ha parecido buena idea escribir primero uno explicando qué es y cómo se hace:

El seitán es una especie de "carne vegetal" hecha a base de gluten de trigo, su uso tradicional proviene de la cocina china y japonesa, y en occidente se ha adoptado sobre todo en dietas veganas y vegetarianas como sustituto de la carne en numerosas recetas, ya que su consistencia es similar a la de algunas carnes.

Se puede preparar en casa desde cero, aunque el proceso es sencillo, es un poco lento, ya que consiste en hacer una masa de harina de trigo y agua, que hay que lavar varias veces hasta que el agua salga transparente, lo que significa queda sólo queda el gluten de trigo, una vez que la masa es sólo gluten y agua, se vuelve a amasar, se forma un óvalo o cilindro, y se pone en un cazo cubierto de agua con un buen chorro de salsa de soja, una pizca de sal y especias al gusto (yo recomiendo poner bastante cantidad de hierbas y condimentos para que quede sabroso), después se cuece aproximadamente una hora. Una vez pasado ese tiempo, el seitán debe quedar compacto, y para utilizarlo solo hay que dejar que se enfríe y cortarlo en láminas o dados.

Otra opción es comprar el gluten de trigo, que ya venden en muchos supermercados, tiendas de dietética y de productos eco, y de esa manera evitas todo el proceso de lavar la masa de harina.
También se puede comprar seitán hecho en muchos establecimientos,que suele ir en filetes ya cortados.
El seitán se puede comer sólo, hecho a la plancha y acompañado de alguna salsa, también puede añadirse a guisos y estofados, rebozado, frito, en salteados, y prácticamente de todas formas, ya que es un alimento súper versátil. En cuánto a sabor, no le caracteriza un gusto muy intenso, así que aconsejo añadir especias y salsas para acompañarlo.

Pronto subiré a este blog alguna idea de receta con seitán, así que si quieres estar al tanto, puede seguirme en Facebook, @veggiedidi (haz clic sobre el icono):
https://www.facebook.com/veggiedidi/


viernes, 12 de mayo de 2017

Daditos de manzana con coco y cocholate


Hoy propongo una receta dulce, que se prepara en 5 minutos y que queda genial aunque seas un manazas con los postres (jejeje). 
Sólo el olor que queda en la cocina cuando lo estás preparando, es una maravilla ;)



¿Qué necesitas?
(para dos personas)
 Una manzana verde grande
Dos cucharadas grandes de coco rayado
Una  cucharada de panela (también vale azúcar moreno)
Una cucharadita de canela
Una onza de chocolate puro
Un poco de agua

¿Cómo prepararlo?
Pon un cazo al fuego, pon a panela y remueve a fuego suave, cuando vaya empezando a oler a tostado, ve agregando agua templada, muy poco a poco sin dejar de remover. Cuando quede una especie de sirope, añade la manzana cortada en dados y remueve durante unos tres minutos, hasta que la manzana vaya quedando un poco blanda por fuera, pero siga crujiente por dentro. Por último, apaga el fuego, incorpora la onza de chocolate rayada, el coco rayado, la canela, y mezcla suavemente para que el chocolate se derrita con el calor que queda.
Puedes servirlo templado o frío.






martes, 21 de febrero de 2017

Semillas de chia. Cómo incluirlas en tus platos.

💚Las semillas de chia son muy nutritivas y es recomendable incluirlas en tu dieta, pero... ¿Cómo utilizarlas? ¿Cómo incorporarlas en tus platos? En este vídeo te dejo algunas ideas básicas, a partir de ellas, puedes usar tu imaginación para usarlas ¡de mil maneras! 😋




jueves, 16 de febrero de 2017

Escalopes de quinoa, zanahoria y calabacín




Ingredientes:
2 cucharadas grandes de harina de trigo (yo uso integral, pero vale también la refinada)
1 cucharada de harina de maíz
1 chorrito de cerveza
1 zanahoria 
1/2 calabacín
1/2 taza de quinoa 
Ajo en polvo
Sal
Cúrcuma
Aceite de oliva


Preparación:
Para cocer la quinoa tienes que lavarla previamente un par de veces, para ello, ponla en un bol y cúbrela con agua, remueve un poco, deja reposar un par de minutos y escúrrela. Pon en un cazo con 1 taza y media de agua, y cuando esté caliente, añade la quinoa. Déjala cocer unos 20 min a fuego medio removiendo de vez en cuando,  por último, si queda algo de agua, escúrrela de nuevo.
Por otro lado lava y raya la zanahoria y el calabacín (puedes dejar la piel), y déjalos escurriendo en un colador. 
A parte, en un bol, pon la harina de trigo, la harina de maíz y ve vertiendo poco a poco cerveza mientras remueves hasta que quede una pasta manejable (no muy líquida) y sin grumos. Añade la quinoa cocida (es importante que ya esté fría), la zanahoria, el calabacín bien escurridos, y las especias. mezcla y amasa hasta que quede compacta, si ves que queda demasiado blanda para manipularla puedes añadir un poco más de harina de maíz. 
Forma bolitas con la masa y cháfalas con las palmas de las manos. 


Por último, cocínalas en una sartén con un poco de aceite de oliva. También puedes usar el horno, déjalas unos 15 minutos, hasta que estén dorados.













jueves, 9 de febrero de 2017

Alcachofas al limón con piñones y almendras



Ya empiezan a verse las primeras alchachofas por los mecados, y yo que soy muy fan, no me pude resistir a probarlas cuando las ví el otro día, así que preparé una receta sencilla y con mucho sabor en la que las alcachofas son las protagonistas absolutas.

 Aquí te dejo la receta:




Ingredientes:
Alcachofas 
1 limón
perejil
sal
aceite de oliva
1 diente de ajo
sal
pimienta
almendras laminadas o en trozos
piñones


Preparación:
Limpia las alcachofas, corta las puntas, y quita desde abajo hacia arriba las hojas exteriores más gruesas hasta que llegues a las más tiernas, y recorta un poco los rabos (normalmente se quita entero, pero yo dejo un trozo porque me gusta su sabor, y porque me gusta aprovechar todo, pero puedes hacerlo como prefieras). Después corta las alchachofas en mitades, y cada mitad en en dos partes, (o tres si son muy grandes). Según las vayas cortando, ve introduciéndolas en un bol con agua fría, perejil y unas rodajas de limón para que no se oxiden. 
Cuando tengas todas, ponlas en una cazuela ancha o sartén profunda que tenga tapa, añade zumo de 1/2 limón, y agua hasta que llegue hasta la mitad de las alcachofas, ponlas al fuego, tápalas y remueve de vez en cuando, al cabo de unos 15-20 minutos, o cuando empiecen a estar blandas, (puedes pinchar con la punta de un cuchillo para comprobarlo), quita la tapa, añade sal, pimienta y un diente de ajo laminado, y déjalas destapadas hasta que se vaya consumiendo el caldo, removiendo poco a poco. Cuando quede muy poco jugo, es decir, se vean jugosas pero no secas, apaga el fuego, añade un poco más de limón (unas gotas), piñones y almendras al gusto, remueve y deja reposar unos minutos.