lunes, 27 de junio de 2016

Albóndigas de soja.



Me encantan las salsas que huelen a gloria desde el primer minuto y que suenan a "chup chup", y esta receta tiene todo. ¡Te conquistará por los cinco sentidos! ;)
 (Sin gluten, vegana)

Necesitas (para 4 personas)
 Para las albóndigas:
1 taza de soja texturizada fina
1/2 taza de harina de maíz 
( y otra poca harina aparte para rebozar las albóndigas)
1/2 taza de avena
comino molido
ajo en polvo
pimentón dulce
sal 


Para la salsa:
1 cebolla mediana
1 calabacín
1 zanahoria
1 taza de guisantes congelados 
2 tazas de tomate triturado
vino blanco
azafrán (unas 4 hebras)
un puñado de piñones
sal
aceite de oliva

Preparación:
En un bol pon todos los ingredientes de las albóndigas, mézclalos y añade agua templada poco a poco y removiendo bien hasta que quede una masa ligera, intenta que todavía no te quede muy espesa y dura, pues la soja y la avena irán absorviendo humedad con el tiempo, lo que hará que vaya adquiriendo la textura espesa de la masa de albóndigas. Deja reposar la mezcla al menos una hora en el frigorífico (cuanto más tiempo repose, más fácil resultará luego dar forma a las albódigas).

Una vez que la masa haya reposado (la masa tiene que estar dura pero bien hidratada para que no queden secas), haz bolitas, pásalas ligeramente por un poco de harina de maíz, y colócalas en una fuente para horno, hornea durante 15 minutos a 200º. 
Por otro lado prepara la salsa, para ello, pon un chorro de aceite de oliva en una sartén grande, añade la cebolla picada y remueve, añade el calabacín y la zanahoria en dados y los guisantes. Rehoga durante un par de minutos e incorpora el tomate triturado. Dos minutos depués, añade el vino blanco, el azfrám y la sal al gusto. Mezcla bien y deja a fuego lento la salsa durante unos 8 minutos. Por último incorpora las albóndigas y los piñones y deja cocinar otros 2 minutos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario